En estos momentos, cuando las ventas están estancadas o a la baja, la reducción de costos es la recomendación más dada.

En común escuchar “debemos reducir cualquier costo a toda costa”; aquí es donde vemos acciones que van desde la postergación de inversiones hasta el control de clips y de papel sanitario.

Reducir costos es una muy buena iniciativa que pierde todo su valor si solo es el resultado de un programa especial de una vez.  El tema principal es tener una excelente administración de costos. Este debe ser el enfoque prioritario.

Todos buscamos que estas mejoras en los costos se den rápido pero sin sacrificar el potencial de crecimiento futuro de la empresa.  El alcance de estos proyectos abarcan a casi a todas las áreas de la misma, desde finanzas, operaciones, hasta recursos humanos y marketing.

Es muy probable que en estos momentos todos estemos haciendo nuestras proyecciones de ventas para el último cuarto del 2020 y todo el 2021. Nuestras hojas de Excel deben estar cambiando todas las semanas haciendo múltiples escenarios: bajan las ventas 15%, suben 5%, ¿qué pasa si bajamos los precios?, (les recomiendo tener un muy buen análisis de este punto, el impacto en la reducción de precio en el margen es muy grande y no produce un efecto significativo en el volumen de ventas).

Lo que permanece es el presupuesto base de costo. Aquí es donde podemos lograr mejorar nuestros márgenes.

Existen dos formas de administración de costos, la inteligente y la mala. La última se explica fácilmente cuándo vemos el impacto de reducir costos afecta a los clientes, la calidad, en el personal o en la sociedad.  Reducir costo y llegar a cortar “músculo” pone en riesgo el presente y futuro de la empresa.

Todos los negocios necesitamos rentabilidad HOY y tener una plataforma para crecer mañana.

Muchos piensan en el crecimiento, en la recuperación después de Covid 19; esto lleva a ver a la administración de costos como un issue secundario. El periódico The Economist en el 2002 señalaba, después del crack bursátil dl Nasdaq y el ataque a las Torres Gemelas, «que el control de costos no solo debe ser prioritario en los momentos de crisis, sino siempre«. Las estrategias de costo y las estrategias de crecimiento se necesitan mutuamente – están unidas a nivel de la cintura.

Hay varias técnicas y tácticas para lograr tener una muy buena administración de costos. Hoy quiero compartirte tres consejos que veo valiosos de uno de los fundadores de Sequoia Capital, una de las empresas de capital de riesgo más importantes del mundo.

  1. La regla 30-30: Busca siempre lograr 30% más de resultados con 30% menos de recursos.
  2. La regla 80-20: Tener claro las prioridades. Busca que el 20% de las actividades que realices generen el 80% dé resultados.
  3. La regla 90-10: Cuando alguien de tu equipo no logra los resultados, aplica la regla 10% es responsabilidad del colaborador y 90% de su jefe.

En las siguientes semanas voy a compartirte algunas otras técnicas que podrán ayudarte a tener una muy buena administración y control de costos.

«Son las decisiones las que nos hacen ser quienes somos y siempre podemos optar por hacer lo correcto» El hombre araña III

×
¡Hola! ¿Cómo estás?

Gracias por ponerte en contacto con nosotros, ¿Cómo podemos ayudarte?

× ¿Cómo puedo ayudarte?