En los dos últimos artículos, hemos platicado temas que hoy vamos a combinar, para ello te contaré de una gran historia.

¿Has escuchado hablar del psiquiatra Frankl? Bueno pues justamente esta historia fue platicada por el propio Viktor Frankl en una conferencia que dio en 1990 en Anaheim California

En ella, narraba lo que había sucedido un día de inverno en Polonia mientras realizaba trabajos forzados en uno de los dos campos de concentración Nazi en los que estuvo.

Ese día, vestido solo con ropas delgadas, sin calcetines y hoyos en los zapatos, mal alimentado y muy golpeado por el trato de los soldados, marchaba junto con otros prisioneros, de pronto le vino un ataque de tos y muy severo que lo llevo a arrodillarse. En ese momento llegó un oficial Nazi que le exigió ponerse de pie y continuar marchando. La tos era tan intensa que Frankl no podía ni responder. Por ello el oficial comenzó a golpearlo sin parar amenazándolo de que si no se ponía en pie, lo dejaría morir en ese lugar.

El propio Frank pensó que su hora había llegado. Pero de pronto él ya no estaba en Polonia. En lugar de ello se imaginó dando una conferencia en una época de la postguerra hablando de la “Psicología de los Campos de la Muerte”. Su audiencia era de 200 personas. Esta conferencia la había venido trabajando todo el tiempo que estuvo en los campos de concentración.

Relataba cómo había un grupo de personas que sobrevivían a esta experiencia de mejor manera, tanto psicológica como emocionalmente. Él ya no estaba tirado en esa vereda sino que tenía una experiencia vívida de la conferencia. En ese instante le compartía a su audiencia acerca de ese día, el día que había caído de rodillas por la tos y había sido golpeado por los oficiales sin tener las fuerzas para ponerse de pie.

En ese momento pensaba cómo había sacado fuerzas de su interior y se había puesto de pie. El oficial lo había dejado de golpear y, con dificultades, comenzaba a caminar. Sorprendentemente su cuerpo se puso de pie y continuo la marcha. Mientras caminaba seguía imaginando la conferencia que impartía, le detallaba a su audiencia los trabajos que realizaba y su camino de regreso a los campos de la muerte. Al final de la misma recibía una ovación de pie de las 200 personas que lo escuchaban.

Muchos años después, en 1990 en Anaheim California él recibía una ovación de pies de los 7,000 asistentes a su discurso.

¿Qué hizo Viktor Frank que la mayor parte de la gente con problemas no hace?, se imaginó de la manera más vívida el futuro en donde sus problemas se habían resuelto y de allí trabajo hacia al presente para determinar las acciones que necesitaba realizar para hacer ese futuro realidad.

Ver el pasado nos sirve para aprender, pero para actuar necesitamos saber claramente a dónde vamos.

×
¡Hola! ¿Cómo estás?

Gracias por ponerte en contacto con nosotros, ¿Cómo podemos ayudarte?

× ¿Cómo puedo ayudarte?