SI queremos mejorar debemos cambiar, aunque no todo cambio nos conduce a una mejora.

Si tenemos bien definido a dónde queremos ir, podemos iniciar el camino. Tomar acciones es una parte fundamental del proceso de cambio. Sin embargo hacer esto nos llena de miedo. La maravillosa máquina que tenemos dentro de la cabeza no está preparada para las aventuras.

Sí, el cerebro, esa masa que pesa alrededor de 2 kg y que consumo el 20% de toda nuestra energía, entre las funciones vitales que controla está el asegurar nuestra supervivencia. Y para ello siempre va a preferir las actividades conocidas. Va a buscar mantener el status quo.

¿Qué nos impide el cambio?, parece que hemos aprendido a promover el cambio a través de las amenazas. Lo aprendemos desde la infancia. Muchos de nuestros padres y maestros nos adoctrinaron bien, “o se callan o les hago examen”, “si no levantes tu cuarto, no vuelves a salir”. Esta conducta, de manera infortunada, la llevamos también a los centros de trabajo. ¿A cuántos jefes no hemos escuchado, “si no llegan a la meta, les quitamos su bono trimestral”.

Lo paradójico es que el cerebro no cambia frente las amenazas, las amenazas son el enemigo del cambio, tal y como lo señala el Dr. Estanislao Bachrach.

Es por ello que es mejor conocer el funcionamiento de nuestro cerebro y trabajar de manera alineada con él, en lugar de esperar el cambio trabajando contra él.

¿Cómo podemos ver el mundo desde la perspectiva del cerebro? El Dr. David Rock, el padre del Neuroliderazgo, ha desarrollado un modelo para ello. Su nombre SCARF (ya ves por qué la bufanda).

El modelo SCARF tiene sus pilares en la necesidad innata del ser humano de acercarse y maximizar la recompensa y minimizar/evitar las amenazas. Su premisa, si comprendemos las necesidades sociales básicas del cerebro seremos capaces de evitar los conflictos que surgen sobre todo en el trabajo colectivo.

Estos problemas se pueden agrupar en tres categorías:

–    La necesidad de sentirse seguro entre grupo de pares.

–    La necesidad por un sentido de justicia.

–    La necesidad por un sentido de status.

SCARF es el acrónimo de los cinco dominios que pueden influir en nuestra motivación y compromiso.

STATUS (estatus): buscar maneras de ofrecer aumentos importantes en el status.

CERTAINTY (certeza): intentar e incrementar la certeza de lo que va a pasar y qué podemos esperar dentro del entorno que nos rodea.

AUTONOMY (autonomía): dejar que nuestros colaboradores tomen más decisiones.

RELATEDNESS (relaciones sociales): construir más oportunidades para relacionarnos.

FAIRNESS (justicia): incrementar los niveles del sentido de justicia en todos los miembros dl equipo.

Lo sorprendente es que esto lo podemos lograr con acciones muy simples.

 

STATUS

Mostrar reconocimiento públicamente, dar las gracias, dar la posibilidad de aprender algo nuevo que incremente el estatus (cuando los individuos se sienten realizados, se sienten mejor y por lo tanto aumenta su percepción de estatus) y simplemente mostrar respeto.

CERTIDUMBRE

Comunicar de forma clara nuestras expectativas, permitiendo preguntas para que los individuos se sientan seguros de lo que esperamos, ayudar a las personas a organizar las ideas.

AUTONOMÍA

Dar opciones para que los trabajadores puedan elegir, involucrarlos en la decisión creando espacios propios de acción.

RELACIÓN

Crear espacios seguros para aumentar las relaciones con los demás, tomar tiempo para comprender a las personas y escucharlas con atención, escuchar con sinceridad y comunicarse de manera respetuosa.

JUSTICIA

Promover una mayor transparencia, involucrar a los grupos y equipos en el establecimiento de las reglas, establecer objetivos claros desde el principio para que las personas sepan que les corresponde hacer.

En momentos como los que vivimos hoy es mejor ponernos la bufanda en el cuello y trabajar con nuestros equipos. Si encontramos maneras de incrementar varios dominios de SCARF al mismo tiempo podremos hacer literalmente que nuestros equipos atraviesen paredes.

Conocer el modelo nos da la llave para tomar mejores decisiones que no solo nos harán sentirnos mejor sino que también impulsará sustancialmente el desempeño de nuestros equipos.

Por favor úsala, aunque no tengas frío.

×
¡Hola! ¿Cómo estás?

Gracias por ponerte en contacto con nosotros, ¿Cómo podemos ayudarte?

× ¿Cómo puedo ayudarte?